El camp: amor por la exageración

El camp: amor por la exageración

Antes de comenzar a definir características visuales de la estética de lo camp, o de buscar referentes de la misma, creo que deberíamos empezar por los sentimientos que evoca. La influencia que tiene todo arte o estética camp en el espectador es muy característica, y es uno de los puntos clave para entenderla. Lo camp nunca puede dejar indiferente al espectador, siempre inspira en él emociones intensas e incluso contradictorias, es decir, con frecuencia crea con el espectador una relación de amor-odio.

«Me siento fuertemente atraída por lo camp, y ofendida por ello con intensidad casi igual»

Notas sobre lo «camp». Susan Sontag

Otro factor muy característico del camp es que no solo el «arte» (pintura, escultura, arquitectura…) puede ser camp, si no que podemos encontrar referentes también en la música, en la literatura, en el cine e incluso en personajes políticos como Donald Trump, el cual podríamos decir que es la personificación misma del camp.

¿Qué es «camp»?

El camp se podría definir casi como un sentimiento, y este sería: amor por lo exagerado, o gusto por el artificio. Una de las primeras características que podríamos enumerar de la estética camp es que es artificial hasta la médula, busca en lo más posible contradecir o alejarse de lo natural. Es por esto que nunca podríamos encontrar algo camp en la naturaleza, siempre tiene que venir de la mano de la obra humana. De hecho, el camp no se mide (como otras estéticas) por su grado de «belleza», sino por su grado de artificio y exceso.

Desde sus inicios, el gusto camp siempre ha estado muy ligado con el gusto de altas clases, es decir, es un tipo de exceso que va siempre de la mano del lujo, lo cual es la principal diferencia con su hermano tonto: la estética kitsch.

Otro de los rasgos que posee (y probablemente el más evidente) es la exageración, el camp siempre es algo sobre cargado hasta su límite, hasta caer en el horror vacui. Un ejemplo claro de este rasgo y, de hecho, probablemente el origen del camp, es la etapa rococó, a principios del siglo XVIII.

Interior de Asamkirche – Munich

Historia

El origen de esta estética se podría situar precisamente en pleno triunfo del rococó, o incluso algo antes , en el siglo XVII, durante la etapa barroca. En este momento de la historia del arte los autores buscan, mediante el artificio, imitar la naturaleza, ya que el gusto por la misma alcanza su punto más alto. Un claro ejemplo de esta etapa es el de el palacio de Versalles, donde cada milímetro de su interior está recargado a base de estos motivos florales y vegetales:

Palacio de Versalles – París

Sin embargo, la relación que tiene el mundo contemporáneo con el camp es estéticamente muy distinta a la que tenía en sus inicios. Mientras que en los tiempos del rococó el camp buscaba imitar la naturaleza (siempre desde este amor a lo sobrecargado y a lo exagerado) en el arte contemporáneo se busca alejarse lo máximo de la naturaleza. Como ya hemos dicho antes, el camp busca lo artificial. Es por esto que podemos decir que la relación entre el camp clásico y el camp actual es puramente un sentimiento.

«En el siglo XVIII, las personas gusto protegían la naturaleza o intentaban reproducirla en algo artificial. (…) Hoy, el gusto camp borra la naturaleza, o la contradice rotundamente. Y la relación del gusto camp con el pasado es extremadamente sentimental.«

Notas sobre lo «camp». Susan Sontag

En la historia

A lo largo de la historia del arte podemos ver ejemplos de estética camp en movimientos artísticos muy dispares, y que a simple vista no guardan relación ni estética ni conceptual. Uno de estos ejemplos que puede pasar desapercibido es el art nouveau, movimiento en el cual el mobiliario, la publicidad callejera y el interiorismo se recargan de contenido inspirado en lo orgánico. Un claro ejemplo de esto son las lámparas de Tiffany, las bocas del metro de París de Hector Guimard o las piezas de mobiliario diseñadas por Louis Majorelle.

Boca de metro por Hector Guimard en París
Boca de metro en París – Hector Guimard

Si buscamos personalidades camp en el pasado, sin duda nos encontramos con Oscar Wilde. Veneraba la belleza física y la moda, algo que nos podemos imaginar leyendo sus novelas pero también cuando vemos muchos de sus retratos. A escoger su propia ropa no tenía ningún problema en combinar terciopelos con estampados llamativos o elementos con plumas.

Oscar wilde como figura representativa del camp
Retrato de Oscar Wilde

«Deberíamos ser o llevar una obra de arte»

Frases y pensamientos para uso de los jóvenes . Oscar Wilde

El camp en el arte contemporáneo

Si citamos apariciones de la estética camp en el mundo del arte contemporáneo no podemos obviar la gala MET del 2019, donde la temática fue esta misma. La razón que dio el comisario de esta exposición para la elección de esta temática me parece cuanto menos adecuada.

«Estamos viviendo un momento muy camp y nos pareció muy importante para la conversación cultural mirar hacia lo que a menudo se tacha de frivolidad vacía, pero que en realidad puede ser una herramienta política muy sofisticada y poderosa, especialmente para las culturas marginadas.»

Andrew Bolton
Cardi B en la gala MET 2019 (temática: camp)
Cardi B en la Gala MET 2019

Podemos encontrar gusto camp en muchos artistas contemporáneos, al ser una tendencia tan polifacética, la lista de referencias se nos podría hacer eterna. Nosotros vamos a citar a uno de los artistas con más renombre de nuestra época: Jeff Koons. Conocido principalmente por sus esculturas títanicas de colores vibrantes.

El camp en la escultura Puppy, por Jeff Koons
Puppy – Guggenheim – Bilbao

Concretamente, Koons es actualmente el autor de ni más ni menos la obra más cara del mundo hecha por un artista vivo, Rabbit, valorada en 91.1 millones de dólares.

El camp en la escultura Rabbit, por Jeff Koons.
«Rabbit» sculpture Jeff Koons 2019.

Una de las obras más camp de Koons es el conocido y controvertido proyecto Made in Heaven. En él, Koons muestra escenas explícitas de su vida sexual con su esposa Ilona Staller una conocida estrella del porno italiana. Con esta obra, Koons trata de desdibujar los límites entre las bellas artes y la pornografía.

«Creo que la sexualidad es importante para mi obra porque es importante para la supervivencia de la especie, y el arte trata de comunicar aquello que es más importante. Este diálogo de aceptación de la sexualidad se lleva al terreno de la estética y a todas las demás esferas de la vida».

Jeff Koons.
El camp de Made in Heaven, por Jeff Koons
Made in Heven – Jeff Koons
Made in Heaven – Jeff Koons

Transcendencia

En perspectiva, si analizamos referentes camp a través de la historia nos damos cuenta de que su relación no está tanto en el contenido o en el mensaje que quiera transmitir, si no en su extravagancia y en la veneración y fidelidad por la misma. A diferencia de otras muchas estéticas, esta no se queda solo en el arte, si no que lo trasciende, siendo capaz de estar presente en muchos ámbitos, como el social o político.

Y vosotros, ¿qué otros referentes de camp creéis que podemos encontrar en el mundo contemporáneo o en la historia?