El azul en el arte

El azul en el arte

¿Cuál es tu color favorito? Si tu respuesta es el azul, debes saber que casi el 50% de la población europea contestaría lo mismo que tú. De hecho, es uno de los colores más presentes en el arte contemporáneo.

Hoy en día el color azul es indispensable en nuestras vidas. Es el color más preferido por la población para casi todo. Y además, es uno de los 3 colores primarios.

Resumiendo: no podemos vivir sin él.

Sin embargo, basta con que escarbemos un poquito en la historia del arte para que nos demos cuenta de que nuestro querido color no siempre ha sido tan común, hace solo unos pocos siglos se lo consideraba un color raro, incluso se sabe que, para los antiguos griegos, el azul ni siquiera existía.

Seguidme y os lo cuento.

Azul en la historia del arte

A diferencia de otros colores, al azul le ha acompañado casi toda su vida la dificultad de encontrar un pigmento intenso y duradero que pudiera ser utilizado en el arte.

En la naturaleza hay realmente pocos elementos azules cono los que interactuemos. Quizás algunos insectos concretos o flores, pero ni punto de comparación con el rojo (el color de la sangre) o el verde y el marrón (colores que nos ayudan, por ejemplo, a saber cuándo una fruta está madura o no)

Jacintos azules

Se cree que estas son las principales razones por las cuales el azul tardó tanto en aparecer, no solo en el arte, sino también en el vocabulario.

Azul ignorado

Si nos remontamos a lo que podríamos considerar el origen del arte occidental, es decir, al arte paleolítico, nos daremos cuenta enseguida de que predominan colores como el rojo, el ocre o el negro, pero ni rastro del azul.

Pinturas de Altamira

Unos siglos después, en los escritos de la civilización griega, no encontraremos ni una sola vez la palabra azul, mientras que el resto de colores abundan. Cuando tenían que describir elementos que para nosotros son azules (como el mar o el cielo) utilizaban palabras como oscuro. Esto no solo le pasa a los griegos, sino también a muchas civilizaciones de esas épocas como la islandesa o la china.

Azul menor

El antiguo Egipto es una de las primeras civilizaciones que utilizó el color azul. La piedra preciosa lapislázuli era exportada desde Afganistán, y con ella se elaboraban joyas y pigmentos.

Sin embargo, al ser un color raro y caro, los egipcios no tardaron en elaborar su propio azul a base de minerales que tenían más a mano, creando así lo que hoy conocemos como azul egipcio.

El azul en el arte egipcio
Azul egipcio

El imperio romano ya tuvo mucho más acceso al pigmento azul. Llegaron, incluso, a tener distintas palabras para definir distintas tonalidades de azul, y fue muy utilizado para la decoración de paredes y frisos.

Esto continuó siendo así durante el imperio bizantino, que utilizaban el azul oscuro o púrpura para representar a la Virgen María y a Cristo.

El azul en el arte bizantino, Pantocrator de San clemente
Pantocrator en San Clemente de Tahull

Durante los inicios de la Edad Media el azul fue un color menor. La nobleza vestía de rojo o morado, eran los pobres los que tradicionalmente vestían de azul. Además, tampoco se utilizaba para vestir al clero ni para decorar iglesias.

Azul sagrado

El s. XII marcó un antes y un después en la vida del color azul. En la basílica de San Denis, en París se utilizó cobalto y rojo para decorar las vidrieras. La luz de ambos colores llenó la iglesia de un violeta azulado que no tardaron en bautizar como blue de Saint-Denis.

Desde Asia se empezó a importar un pigmento de azul más claro, conocido como azul ultramarino. La iglesia Católica no tardó en dictaminar que la Virgen María debería ir vestida de este color en las imágenes, sustituyéndolo por el gris, azul oscuro o violeta que se había utilizado hasta entonces.

Así fue como, en muy poco tiempo, el azul se convirtió en símbolo de santidad, humildad y virtud.

El azul en el arte religioso, La virgen del prado de Bellini
Virgen del prado, Giovanni Bellini

Durante los siguientes siglos, el azul ultramar se refinó y eliminó impurezas, convirtiéndose en un color intenso y rico.

Dejando atrás su época más oscura, el azul se posicionó como color de la realeza francesa, y no tardó en ser llevado por la nobleza de Europa. Todo aquel que quisiera mostrar lujo, dignidad y poder tenía que vestir de azul periódicamente.

Durante muchos siglos, el azul siguió siendo el pigmento más caro de todos, por lo que siguió estrechamente relacionado con lo sagrado y el lujo. En épocas en las que el azul se utilizó más, como en el Renacimiento, los artistas se las arreglaban para aligerarlo mezclándolo con blanco o añadiéndole sombras y reflejos. De esta forma, no encarecían en exceso sus materiales.

Azul sintético

Con la llegada de los pigmentos sintéticos en el s. XVIII el azul se volvió un color indispensable para el arte. Los artistas renacentistas como Monet y Renoir se hartaron a utilizar azul en sus paisajes.

El azul en el arte impresionista, paisaje de Renoir
El mar pintado por Renoir

En los últimos siglos, el color azul ha ido ganando importancia y presencia, hasta el punto de convertirse en unos de los 3 colores primarios, y uno de los más utilizados por artistas y creativos.

Arte y artistas azules

A lo largo de la historia del arte nos encontramos con diversas obras y artistas que, por una razón u otra, están estrechamente relacionadas con este color.

Hay artistas que simplemente consiguieron un gran control del azul, otros tuvieron épocas de su carrera donde el azul era el centro, y otros incluso son conocidos precisamente por su relación con nuestro querido color.

Rafael

Empezando por el renacimiento, no podemos dejar de hablar de Rafael Sanzio. Como ya hemos comentado, los artistas renacentistas se las apañaban para utilizar el azul constantemente, a pesar de que era el pigmento más caro.

Rafael es un gran ejemplo de maestría de este color, llenándolo de sombras, reflejos y armonizándolo con el resto de la pintura.

El azul en el arte de Rafael Sanzio
Transfiguración, Rafael Sanzio

Picasso

Como ya sabemos, Pablo Picasso fue uno de los pintores más prolíficos del arte español. Como tal, su carrera pictórica está dividida en varias etapas, una de ellas es conocida como la etapa azul.

Esta etapa se caracteriza por una completa predominancia del azul (de ahí su nombre) y rasgos alargados. La mayoría de las obras está protagonizadas por mendigos, prostitutas y borrachos.

A pesar de que dura a penas 4 años, este período de Picasso nos deja con una amplia gama de obras azules.

Pintura Etapa azul Picasso azul en el arte
Pobres en la playa, Picasso

Yves Klein

No podemos hablar de azul y no hablar de Yves Klein. Además de ser uno de los autores referencia de la segunda mitad del s XX, es también el inventor del conocido International Klein Blue.

Esta nueva tonalidad de azul está muy presente a lo largo de toda su obra, tanto que se convirtió prácticamente en su marca de identidad.

Antropometrías de Yves Klein

Lei Xue

A nivel contemporáneo, nos encontramos con el escultor y pintor chino Lei Xue.

En los últimos años Xue ha ganado fama gracias a su trabajo Driking Tea. En él, combina objetos cotidianos actuales con la estética y materiales de la porcelana de la dinastía Qing, tradicionalmente pintada con motivos azules.

Drinking Tea, Lei Xue

Creatividad azul

Si siguiéramos hablando del azul en el arte, podríamos escribir muchísimo más, pero no podemos eternizarnos. Sin embargo, con esta «breve» introducción a nuestro color favorito ya podemos hacernos una idea de su pesada importancia a lo largo de la historia del arte.

Si queremos comenzar un proyecto creativo cuyo concepto esté relacionada con el azul, aquí tenemos una magnífica base de historia y referentes por la que abarcarlo.

¿Conoces más datos o referentes interesantes relacionados con el azul? No te cortes, déjalo en los comentarios.